James Cameron

Empezó en la industria del cine como técnico en efectos especiales y después fue guionista y director de la película de acción y ciencia ficción The Terminator (1984). Su popularidad le llevó a ser contratado como guionista y director de un proyecto de mayor presupuesto, Aliens: El regreso (1986), y tres años después estrenó The Abyss, una odisea submarina. Siguió gozando del favor de crítica y público con Terminator 2: el juicio final (1991), alabada por sus efectos especiales. Después de dirigir el filme de espías True Lies (1994), se embarcó en su proyecto más ambicioso y exitoso hasta entonces, Titanic (1997), que se convirtió en la película con más recaudación de la historia y por la que fue ganador a tres premios Óscar, a mejor película, mejor director y mejor montaje.

Mientras trabajaba como supervisor de efectos especiales para Roger Corman, electrificó un brazo artificial de manera muy ingeniosa, lo que le valió para ser contratado como director para Piraña 2, pero la experiencia fue desastrosa y Cameron fue despedido cuando llevaba tres semanas de rodaje. Aun así, pueden percibirse en la película algunos motivos propios de Cameron, como el pecio bajo el mar.

Cameron pronto ganó fama como un guionista hábil. Fue tan así que le contrataron para escribir el guion de dos secuelas: Rambo: First Blood Part II y Aliens. Mientras, él se dedicaba a escribir la que esperaba fuera su primera película como director:The Terminator.

Cameron se encontraba en un hotel de Roma con motivo del rodaje de un anuncio comercial, pero una noche sufrió fiebres y mareos. Cuenta cómo en mitad de la noche se despertó y dibujó algo que hoy en día es un icono del cine: un Terminator surgiendo de una bola de fuego. Sabía que después de la primera película nadie le contrataría y que debía escribir un argumento propio para poder ejercer como director. Este fue el germen de su primera película, y una de las más importantes que ha dirigido. En su argumento, ordenadores de última generación tomaban conciencia de sí mismos y decidían el exterminio de la humanidad. Sin embargo, la resistencia humana lograría vencer a las máquinas. No obstante, la inteligencia artificial intentaría cambiar las cosas enviando a un Terminator, una máquina con apariencia humana, hacia el pasado, para asesinar a la madre del futuro líder humano.

Aceptó dirigir Terminator 2: el juicio final cuando Mario Kassar lo anunció sorpresivamente en el Festival de Cannes. La película muestra unos efectos especiales sorprendentes para la época (1991).

En 1997, después de pasar por variadas dificultades y haberse sobrepasado en presupuesto, Cameron estrenó Titanic, basada en el hundimiento del transatlántico homónimo. El argumento se centra en los jóvenes Jack y Rose, cuya historia de amor se trunca por el hundimiento del barco. La película recibió once premios Óscar, entre ellos mejor película y mejor director.

En junio de 2005, Cameron anunció que estaba trabajando en un proyecto inicialmente titulado "Proyecto 880" en paralelo con Alita: Battle Angel. Ambas películas iban a ser rodadas en 3D. En diciembre, el director dijo que quería filmar primero Battle Angel, seguido por Avatar. Sin embargo, en febrero de 2006, decidió empezar con Avatar. Mencionó que, si tenían éxito, iniciaría ambas trilogías.

Premios Óscar

1997 – Mejor película – Titanic – Ganador
1997 – Mejor director – Titanic – Ganador
1997 – Mejor montaje – Titanic – Ganado

Globo de Oro

1997 – Mejor película dramática – Titanic – Ganador
1997 – Mejor director – Titanic – Ganador
2009 – Mejor película dramática – Avatar – Ganador
2009 – Mejor director – Avatar – Ganador

Distinciones

Le fue otorgada la estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood en diciembre de 2009